Entrenadora Personal NSCA-CPT en Madrid. Entrenamiento Presencial y Online. Especialista en Sistema Hormonal y patología tiroidea. Nutrición y Suplementación.

+34 654 27 48 12

SÍGUEME EN INSTAGRAM
Eres lo que estás dispuesto a sacrificar
Top

Actividad Física y Artritis Reumatoide: Enfermedades Autoinmunes

En las últimas décadas, se han acumulado una gran cantidad de estudios científicos confirmando el papel tan sumamente importante de la actividad física como herramienta para modificar el factor de riesgo de una amplia variedad de enfermedades crónicas, incluidas las enfermedades cardiovasculares, la diabetes mellitus y el cáncer, entre otras.

Las enfermedades autoinmunes son un grupo heterogéneo de enfermedades crónicas, que se producen como consecuencia de la pérdida de tolerancia al antígeno.

Las investigaciones recientes destacan el papel de la actividad física en varios aspectos del sistema inmunológico y las enfermedades autoinmunes.

Se ha demostrado que la actividad física es segura en la mayoría de las enfermedades autoinmunes, incluyendo:

-el lupus eritematoso sistémico (LES),

-la artritis reumatoide (AR),

-la esclerosis múltiple (EM),

-las enfermedades inflamatorias intestinales (EII),

-así como otras.

Además, se ha descubierto que la incidencia de la Artritis Reumatoide, la Esclerosis Múltiple, las Enfermedades Inflamatorias Intestinales y la Psoriasis es mayor en los pacientes que realizan menos actividad física. Como tendencia general, los pacientes con enfermedades autoinmunes tienden a ser menos activos físicamente en comparación con la población general.

Se encontró que los pacientes con AR físicamente activos tenían un curso de la enfermedad más leve, mejor perfil de enfermedades cardiovasculares (ECV) y una mejor movilidad de las articulaciones.

Una enfermedad autoinmune se desarrolla cuando el sistema inmunológico no reconoce al yo de lo que no es y monta una respuesta inmunológica dañando sus propios tejidos.

El origen y la causa de la autoinmunidad no se entiende completamente, pero se ha postulado que las complejas interacciones entre los factores genéticos y ambientales, incluyendo que los comportamientos de estilo de vida, juegan un papel en la causa de la enfermedad.

Las investigaciones demuestran que modificar conductas como la inactividad física, reducen la incidencia, así como la mejora del resultado de estas enfermedades.

A pesar de los efectos favorables ampliamente conocidos de la actividad física en nuestra salud.

 

1. La actividad física y la artritis reumatoide

 

La artritis reumatoide es una enfermedad crónica de la inflamación de las articulaciones que conduce al dolor, la hinchazón y la rigidez de las articulaciones.

 

Esta enfermedad esta relacionada directamente con la Enfermedad Tiroidea Autoinmune (Tiroiditis de Hashimoto y Enfermedad de Graves).

 

La artritis reumatoide afecta a las pequeñas articulaciones, incluyendo las de las manos y los pies. Las articulaciones más grandes, como la rodilla, el codo y el hombro, son las menos afectadas. Con el tiempo este daño articular resulta en deformaciones articulares y movilidad limitada. Las manifestaciones de la AR no son exclusivas de las articulaciones. En algunas personas el corazón, los pulmones o los ojos se ven afectados. La progresión de la AR es variable. Aunque la llegada de la terapia biológica ha mejorado sustancialmente el pronóstico de los pacientes, el tratamiento de los pacientes sigue siendo un enfoque multidisciplinario en el que las modificaciones del estilo de vida desempeñan un papel importante.

 

2.  La actividad física y el riesgo de RA de ocurrencia

 

Cada vez hay más pruebas que apoyan la noción de que la actividad física frena la inflamación. Di Giuseppe y otros [69], realizaron un estudio de cohorte de prospección en 30.112 mujeres de entre 54 y 89 años y reunieron datos sobre los hábitos de actividad física de las participantes, incluidas actividades de tiempo libre como caminar, montar en bicicleta y otras formas de ejercicio, como, por ejemplo, ejercicios aeróbicos o de resistencia.

 

La principal conclusión de este estudio prospectivo de cohorte fue que las mujeres que incorporaban actividades de ocio en su estilo de vida tenían un riesgo reducido de desarrollar AR. Este hallazgo fue más pronunciado en las mujeres que utilizaron la bicicleta o caminaron 20 minutos por día y se ejercitaron más de 1 h por semana [69].

 

 

3. Obstáculos percibidos a la actividad física

 

Hay amplias pruebas en la literatura que destacan el papel positivo que la actividad física tiene en varios aspectos de la AR, incluyendo la mejora de la capacidad funcional y del estado psicológico [70-72]. Desafortunadamente, investigaciones recientes mostraron que los niveles de actividad física entre los pacientes con AR son menores en comparación con los sujetos de control sanos. Un estudio encontró que hasta el 71% de los pacientes con AR no participan en la actividad física regular [73,74]. Este hallazgo indica que ciertas barreras reducen la participación de los pacientes con AR en la actividad física. Van Zanten y otros [75] realizaron una amplia revisión de 26 artículos cualitativos y cuantitativos que trataban sobre las barreras percibidas para la actividad física en los pacientes con AR. Las barreras más frecuentes para realizar actividad física fueron el nivel de dolor y la fatiga. Además, la movilidad reducida, la rigidez y la deformidad fueron otras barreras relacionadas con la artritis que se notificaron, pero en menor medida. También se señalaron otras barreras no físicas, como por ejemplo la falta de conocimientos sobre las actividades de ejercicio apropiadas que no causan más daño a las articulaciones [75].

 

 

4. Impacto de la actividad física en la actividad de las enfermedades

 

Sandberg y otros [76] investigaron la asociación entre la AR y la actividad de distensión y demostraron que los pacientes de AR que se mantuvieron físicamente activos durante el período de cinco años anterior a su diagnóstico formal desarrollaron una enfermedad más leve. La actividad física redujo significativamente las probabilidades de tener una puntuación de la actividad de la enfermedad en 28 articulaciones (Disease Activity Score-28, DAS 28) por encima de la media. Se observó un efecto similar usando la Escala Analógica Visual para el Dolor (VAS-Pain)

 

5. Impacto de la actividad física en el riesgo cardiovascular

 

Los pacientes con AR tienen un riesgo 1,5-2,0 veces mayor de desarrollar enfermedad de las arterias coronarias en comparación con la población general. Las enfermedades cardiovasculares (ECV) se consideran una de las principales causas de mortalidad en pacientes con AR [77,78].

En un estudio transversal, los pacientes se dividieron posteriormente en grupos activos, moderadamente activos e inactivos utilizando el Cuestionario Internacional sobre la Actividad Física. Entre los grupos investigados, los pacientes de AR inactivos tenían un peor riesgo de perfil de enfermedad cardiovascular cuando se comparaban con los pacientes de AR activos. Los pacientes con AR activos tenían la presión arterial sistólica más baja, niveles de colesterol, lipoproteína de baja densidad, homocisteína, apolipoproteína B, Factor de Von Willebrand, y antígeno inhibidor activador del plasminógeno tipo I.

Metsios y otros [81], investigaron la influencia de ejercicios aeróbicos y de resistencia sobre la función micro y macrovascular en pacientes con AR. 40 pacientes de AR, emparejados según edad, sexo e IMC, fueron divididos en un grupo experimental y otro de control. El grupo experimental recibió seis meses de programas de entrenamiento individualizado. Se vigilaron los parámetros cardiovasculares, la función endotelial y la actividad de la enfermedad. En el grupo experimental, se documentó un aumento del consumo máximo de oxígeno. Por último, el compromiso en el ejercicio llevó a la mejora de la función microvascular. Este estudio destaca las beneficiosas adaptaciones fisiológicas del ejercicio en pacientes con AR que resultan en mejores resultados cardiovasculares [81].

Se ha demostrado que el ejercicio ejerce su efecto beneficial sobre la función celular endotelial a través de tres mecanismos principales: la reversión de la disfunción endotelial, los efectos antiaterogénicos y los efectos antiinflammatory [82]. Se ha demostrado que el ejercicio aumenta la sangre flow a los músculos, e induce la vasodilatación a través del óxido nítrico [83]. Además, el estrés de cizallamiento debido al aumento de la sangre flow aumenta la expresión de la prostaglandina I2 (PGI2), un vasodilatador e inhibidor de la agregación plaquetaria [84,85]. Se ha demostrado que el ejercicio reduce el tejido adiposo, lo cual tiene un papel en la liberación de citoquinas pro- inflammatory [86].

 

6. El impacto de la actividad física en la caquexia reumatoide

 

La caquexia reumatoide afecta a dos tercios de los pacientes con AR y es definida como una pérdida predominante de músculo esquelético [87]. A diferencia de otras condiciones asociadas a la caquexia como el cáncer y el SIDA, los pacientes con caquexia reumatoide mantienen un peso corporal estable debido a la recolocación de la masa muscular con el tejido adiposo [88]. El mecanismo biológico de la caquexia reumatoide sigue sin estar claro, pero se cree que un complejo juego de varios factores, entre ellos las citoquinas inflamatorias, la baja actividad física y el uso de esteroides, juegan un papel importante [89,90].

Lemmey y otros [87], investigaron el efecto que el entrenamiento de resistencia progresiva de alta intensidad (PRT) a largo plazo tiene sobre el crecimiento muscular en pacientes con AR. Los sujetos de la RA se dividieron en un grupo de control y otro de experimentación. El grupo experimental (N = 13) completó dos veces por semana un entrenamiento de resistencia progresiva de alta intensidad (PRT) durante 24 semanas, mientras que el grupo de control emparejado se dedicó a una serie de ejercicios de movimiento en casa. Se demostró que el Entrenamiento de Resistencia Progresiva de Alta Intensidad aumenta de manera significativa la masa muscular y reduce la masa de grasa. El grupo de PRT había mejorado su fuerza en el entrenamiento, sentadilla, extensores de la rodilla, flexión de codos y el tiempo de caminata en comparación con el control. El análisis del suero mostró una elevación en el IGF-1 previamente inhibido y la proteína 3 de unión al IGF en pacientes del grupo PRT, lo que sugiere que el IGF-1 y la proteína 3 de unión al IGF pueden estar involucrados en la caquexia reumatoide [87]. Se sabe que el FGI regula el mantenimiento de la masa muscular esquelética y la adaptación hipertrófica en situaciones de estrés [91]. El entrenamiento de resistencia progresiva fue consistente y demostró ser efectivo para estimular el crecimiento muscular en pacientes con AR en comparación con los controles [92,93].

 

7. El impacto de la actividad física en la movilidad de las articulaciones

 

La AR se caracteriza por el daño, la rigidez y la deformidad de las articulaciones. Debido a la naturaleza de la AR, inicialmente se creyó que el ejercicio podría causar una exacerbación del daño articular, por lo que los pacientes con AR fueron invitados a abstenerse de realizar actividades físicas [98]. En los últimos años se ha acumulado una cantidad considerable de pruebas contradictorias con la suposición que antes se creía, destacando el beneficio del ejercicio para inhibir la progresión de la AR y aumentar la capacidad funcional del paciente [99]. Se cree que el mecanismo subyacente se produce a través de la coordinación y la hipertrofia muscular. Van den Ende y otros [100], investigaron la influencia que una planificación de ejercicio intensivo tiene sobre la función física en pacientes con AR. Durante el período de observación se mejoró la motilidad, fuerza y capacidad funcional de las articulaciones en todos los pacientes con AR que realizaron un programa de ejercicios que consistía en ejercicios de rango de movimiento, isométricos e isocinéticos que involucraban las articulaciones de los pies, manos y rodillas.

 

8. El impacto de la actividad física en la fatiga

 

Otro síntoma común y debilitante de la AR es la fatiga, que se presenta en cerca del 40% de los pacientes. Actualmente, faltan estudios controlados aleatorios de la influencia del ejercicio sobre los síntomas de la fatiga. Sin embargo, dos informes mostraron que los pacientes con AR que realizan ejercicios aeróbicos de baja intensidad o PRT tenían menos fatiga reportada [102-104]. Además, un estudio transversal encontró en los pacientes de AR que son moderadamente inactivos físicamente una asociación negativa entre la fatiga y los niveles de actividad física [105].

En conclusión, se ha demostrado que la actividad física y la realización de diversas formas de ejercicio mejoran varios aspectos de la AR. Por lo tanto, los médicos deben alentar a los pacientes a realizar actividad física.

 

Maria Power PT
María Sánchez Romero

mariapowerpt@gmail.com

1 Comment
Add Comment
Name*
Email*