Entrenadora Personal NSCA-CPT en Madrid. Entrenamiento Presencial y Online. Especialista en Sistema Hormonal y patología tiroidea. Nutrición y Suplementación.

+34 654 27 48 12

SÍGUEME EN INSTAGRAM
Eres lo que estás dispuesto a sacrificar
Top

Lipedema Vs. Obesidad

LIPEDEMA: UNA CONDICIÓN COMÚN PERO MAL DIAGNOSTICADA. 

¡¡¡Cómo has estado querid@!!!

Estamos de vuelta y vaya que hay curro por hacer y poner al día .

Uno de esos temas pendientes era entregarles la info científica y actualizada de algo que a veces, ni es conocido por el gremio médico: EL LIPEDEMA.

El lipedema se define por la acumulación desproporcionada y simétrica de tejido adiposo en las extremidades inferiores acompañada de edema ortostático.

El lipedema se distingue además por hipersensibilidad y dolor en la parte inferior del cuerpo, hematomas con un traumatismo mínimo, nódulos firmes en la grasa subcutánea y “aparente resistencia” (esto lo desmentiremos más adelante) a la dieta tradicional y los regímenes de ejercicio.

Es una condición común pero mal diagnosticada, a menudo malinterpretada con obesidad.

El lipedema es un trastorno del tejido adiposo infradiagnosticado que se cree que es relativamente común, especialmente en mujeres.

Actualmente, se estima que afecta aproximadamente al 11 % de las mujeres, ocurriendo raramente en hombres con disfunción hormonal, y tiene un impacto profundamente negativo en la calidad de vida.

De los pacientes con lipedema, más del 50% son obesos, siendo el Linfedema Secundario a menudo, la consecuencia directa de la obesidad, en lugar del Lipedema.

La obesidad que coexiste con el lipedema demuestra la necesidad de una intervención eficaz que aborde ambas condiciones.

La literatura reciente también sugiere que el lipedema tiene bases genéticas, con cambios hormonales, estrés y/o cirugía que juegan un papel importante en su aparición.

La mayoría de los profesionales médicos desconocen el lipedema, y a menudo lo diagnostican erróneamente como obesidad porque no se reconocen los signos y síntomas de este.

Culturalmente, el lipedema está atrapado en la misma estigmatización social que la obesidad “incluso hasta el punto de aborrecimiento”.

Si bien el estigma relacionado con el peso influye en muchos aspectos de la vida de las personas con obesidad y lipedema, tiene un mayor impacto en el área de la atención médica, donde la comprensión, la aceptación y el apoyo son fundamentales para un diagnóstico preciso, un tratamiento eficaz y el mantenimiento continuo de la salud.

El lipedema ha sido descrito en la literatura médica como un “trastorno de la grasa dolorosa”.

Un estudio reciente de los signos y síntomas de los pacientes con lipedema encontró que el 89,7% informó dolor diario en el tejido adiposo.

El dolor asociado con lipedema puede ser intenso y un factor que empeora la calidad de vida y la pérdida de movilidad.

En una encuesta en Internet de 120 mujeres con lipedema, todas menos siete informaron que el dolor era una preocupación diaria, y el 66 % describió su dolor como moderado o intenso.

Además, las mujeres con lipedema pueden tener una alta incidencia de dolor articular, en parte debido a problemas de marcha y osteoartritis concurrentes, además del dolor en las regiones de tejido adiposo.

El mecanismo detrás del dolor en el lipedema no está claro, lo que dificulta su tratamiento y control. La sensibilidad aumentada a la palpación puede denominarse dolor nociceptivo, dolor neuropático o sensibilización central.

El dolor asociado con el lipedema puede ser causado por un aumento de la inflamación y/o compresión de los nervios periféricos por el tejido adiposo y la acumulación de líquido en el tejido afectado.

Los resultados de las encuestas y la experiencia clínica, muestran que el lipedema, a menudo se asocia con una calidad de vida más baja y un funcionamiento psicológico deteriorado.

Esto puede tomar la forma de baja autoestima, sentimientos de desesperanza y autoculpa, depresión, ansiedad, trastornos alimentarios, aislamiento social, mala imagen corporal y angustia relacionada con la apariencia.

En una encuesta en línea de 411 mujeres con lipedema, menos del 10 % tuvo dificultades para lavarse o vestirse, mientras que el 42 % informó que sufría de ansiedad o depresión.

El estrés de los repetidos intentos de perder peso, particularmente con dietas muy bajas en calorías, también uede provocar un conjunto de síntomas que incluyen ansiedad, inquietud, irritabilidad y nerviosismo.

 

QUÉ HACER¿?

Muchas mujeres con lipedema también pueden tener una calidad de vida más baja debido al estigma cultural asociado a la obesidad y sufren burlas, prejuicios y discriminación.

Si necesitas ayuda para mejorar tu calidad de vida en caso de padecer de algún grado de Lipedema¿? Escríbeme y conversemos.

Es hora de #priorizar tu salud bonic@.

 

 

 

María Sánchez Romero

mariapowerpt@gmail.com

No Comments
Add Comment
Name*
Email*