Entrenadora Personal NSCA-CPT en Madrid. Entrenamiento Presencial y Online. Especialista en Sistema Hormonal y patología tiroidea. Nutrición y Suplementación.

+34 654 27 48 12

SÍGUEME EN INSTAGRAM
Eres lo que estás dispuesto a sacrificar
Top

Disfunciones tiroideas: nutrición y ejercicio en el eje del tratamiento

Disfunciones tiroideas: nutrición y ejercicio en el eje del tratamiento

Las disfunciones tiroideas son condiciones silenciosas que se hacen sentir ¿Te identificas con síntomas como el aumento de peso, alteraciones en la digestión, sentirte hinchada o demasiado cansada para ir a luchar por tus sueños? Quizás tienes hipotiroidismo y no lo sabes o ya lo sabes y tienes tratamiento, pero algunos síntomas no mejoran.

Entonces ¿qué hacer? No hay una respuesta absoluta, pero existe una estrecha relación entre las disfunciones tiroideas, el ejercicio y la nutrición ¿Quieres saber más al respecto? ¡Sigue leyendo!

¿Qué son las disfunciones tiroideas?

Las disfunciones tiroideas son condiciones fácilmente identificables y tratables pero si no son diagnosticadas a tiempo o no se tratan de forma adecuada generan profundos efectos adversos en el organismo.

En forma general, el hipotiroidismo se refiere a que la glándula tiroides no es capaz de producir las suficientes hormonas tiroideas, mientras que el hipertiroidismo representa una producción excesiva de estas hormonas. La enfermedad tiroidea es muy variable e inespecífica, por lo que además de los signos y síntomas del paciente, la confirmación del diagnóstico se realiza a través de pruebas bioquímicas.

En el caso del hipotiroidismo, de manera general, los valores de la hormona tirotropina (TSH) se encuentran elevados mientras que los niveles de T4 se encuentran por debajo del rango normal, y digo general porque hay casos concretos que no cumplen estas dos condiciones y tienen diagnóstico de hipotiroidismo. Por el contrario, en el hipertiroidismo los niveles de TSH se encuentran bajos mientras que los niveles de T4 están elevados.

Hoy en día apenas se mide la T3 y la rT3, que resulta igual de imprescindible que la T4 y TSH, para aportar un correcto diagnóstico y tratamiento.

 

Disfunciones autoinmunes de la tiroides

Las enfermedades autoinmunes se refieren a la pérdida de la tolerancia del sistema inmune hacia el propio organismo. En particular los trastornos tiroideos autoinmunes son frecuentes en poblaciones donde el aporte de yodo en la alimentación es el adecuado. Entre ellos tenemos:

 

Tiroiditis de Hashimoto

Es la principal causa de hipotiroidismo primario. Se manifiesta anualmente en 3 de cada 1000 mujeres y en 0,8 en cada de 1000 hombres, suele aparecer entre los 40 a 60 años de edad.

El origen de esta enfermedad se debe a la destrucción de los células tiroideas por parte de los anticuerpos antitiroideos, lo cual genera un estado de inflamación crónica en la glándula.

Esta condición cursa con un hipertiroidismo transitorio para luego transformarse en hipotiroidismo ya cuando la funcionalidad de la glándula es escasa o nula.

 

Enfermedad de Graves Basedow

Un caso particular de los trastornos autoinmunes de la tiroides es la enfermedad de Graves que se diferencia por ser un estado de hipertiroidismo. Su desarrollo aún no ha sido comprendido a profundidad.

Se sabe que el evento central es la sobreestimulación de los receptores de la hormona tirotropina (TSH) por los anticuerpos autorreactivos. La enfermedad de Graves afecta predominantemente a las mujeres que se encuentran en los 30 y 50 años.

 

Otras patologías tiroideas: bocio

Las disfunciones no autoinmunes son menos frecuentes que las primeras. En este grupo de alteraciones resaltan las formaciones nodulares simples o múltiples dentro de la glándula tiroides.

En forma secundaria se registra la inflamación de la glándula tiroides o tiroiditis y los efectos adversos de ciertos medicamentos como la amiodarona y el litio.

De igual forma tenemos, que tanto el exceso como déficit de yodo puede provocar hiper o hipotiroidismo.

 

Manejo de los trastornos tiroideos

Si ya has sido diagnosticada con alguna enfermedad tiroidea, seguro tomas la famosa pastilla para la tiroides o cualquier otro medicamento que te haya recetado tu médico. Pero ¿sabías que puedes hacer algo más para mejorar tus síntomas y tu salud en general?

 

El ejercicio físico: un recurso valioso

Las hormonas tiroideas preservan funciones cardiovasculares, respiratorias y musculares durante la inactividad y en el ejercicio. En el hipotiroidismo primario, el déficit de hormonas se convierte en un factor limitante de la tolerancia al ejercicio.

Se supone que, con una adecuada terapia de reemplazo hormonal, hay una marcada mejora de la calidad de vida y se revierten las deficiencias cardiovasculares, respiratorias y musculares.

Pero la realidad es que a largo plazo la calidad de vida de las personas con hipotiroidismo que reciben tratamiento presenta un deterioro del 62% de su calidad de vida y las limitaciones en las actividades diarias van del 49 al 73%.

Esto es debido a la persistencia de signos y síntomas como la fatiga, el dolor muscular, la capacidad muscular y respiratoria limitada que una pastilla no puede solucionar. Por lo tanto, conducen a un estilo de vida sedentario que sólo agrava el cuadro de deterioro físico.

 

Una solución simple

Necesitas cambiar tu estilo de vida e involucrar la actividad física. Al hacerlo notarás que duermes mejor, manejas tus niveles de estrés, mejoras tu autoestima y tu estado de ánimo. Te sentirás más fuerte e independiente. Asimismo, los síntomas de las distorsiones tiroideas cada día te afectarán menos.

Es importante que tengas en cuenta que la adecuada carga de entrenamiento es fundamental para que mejores y no te estanques en un estado de agotamiento eterno.

 

Nutrición para el manejo del hipotiroidismo

Cada día es más conocido el efecto de la nutrición en el organismo. Respecto a las disfunciones tiroideas, se sabe que ciertos micronutrientes juegan un rol esencial.

Tal es el caso del selenio, el zinc, el hierro y el mismo yodo, que están involucrados en la síntesis y el metabolismo de las hormonas tiroideas.

 

La importancia del selenio

Este interesante y casi desconocido micronutriente es un colaborador de la enzima que se encarga de convertir la T4 en la hormona activa T3, por lo que juega un papel crítico en la regulación de la producción de la hormona.

Incluso se sabe que actúa como colaborador de las enzimas glutatión reductasa y peroxidasa, las cuales protegen a la glándula tiroides de la oxidación por el estrés.

¿Sabes qué es lo más grave? Que este nutriente para el manejo de los trastornos de la tiroides por lo general se encuentra en forma deficiente en pacientes con hipotiroidismo subclínico.

 

El Zinc, un micronutriente de gran relevancia

Otro nutriente especial en este contexto es el zinc que actúa como colaborador en la síntesis de la hormona liberadora de tirotropina (TSH) por lo que es necesario para incrementar los niveles de esta hormona en los pacientes con hipotiroidismo.

Adicionalmente facilita la unión del T3 al receptor del núcleo, de esta manera posibilita la acción de la hormona a nivel celular. Lamentablemente también es uno de los micronutrientes más comprometidos en las disfunciones tiroideas.

 

En definitiva

El tratamiento va más allá de tomar la pastilla. Con pequeños e importantes cambios, tú, puedes hacer mucho más por tu salud. Estoy aquí para ayudarte a mejorar tu calidad de vida. Las disfunciones tiroideas son una enfermedad, pero la intensidad con la que afecta tu calidad de vida y tu movilidad sólo dependerá de ti y del esfuerzo que estés dispuesta a poner en cada movimiento.

 

 

Referencias

https://www.elsevier.es/es-revista-atencion-primaria-27-articulo-mixedema-pretibial-enfermedad-graves-S021265671830489X

https://www.aepap.org/sites/default/files/161-174_patologia_tiroidea.pdf

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1787149/pdf/brmedj02187-0044.pdf

https://www.elsevier.es/es-revista-offarm-4-articulo-hipotiroidismo-13083624

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5512679/

María Sánchez Romero

mariapowerpt@gmail.com

No Comments
Add Comment
Name*
Email*